Friday, April 3, 2015

Credo y declaración de pacificadores


Logo de la Asociación Presbiteriana por la Paz


La Asociación Presbiteriana por la Paz (Presbyterian Peace Fellowship, PPF)[i] publicó hoy, con motivo del Viernes Santo, dos nuevos documentos fundamentales para uso litúrgico y reflexión: “El Credo de los Pacificadores” y “Lo Que Creemos”. Como señala la presentación de los escritos: “en el día en que Jesús fue ejecutado afirmamos nuevamente nuestra postura en contra de la guerra”. La versión en inglés de los documentos se halla en el sitio web de PPF y al pie se encuentra la traducción al español hecha por esta servidora. Favor de dar crédito a PPF al usar estos recursos.

El Credo de los Pacificadores[ii]


Seguimos a Jesús de Nazaret, el Príncipe de Paz.
Somos gente de paz, ayer, hoy y mañana.
Decimos “no” a la guerra, porque la guerra no tiene poder para salvarnos.
Procuramos encarnar el mandamiento de amar a Dios y al prójimo.

No seremos enemigos de nadie
ni de quienes creen que son nuestros enemigos
ni de quienes se nos ha enseñado a odiar
ni siquiera de quienes con sus acciones nos atemorizan.

Confesamos nuestra complicidad en un mundo de violencia
al creer la mentira de que la violencia puede restablecer el balance, ofrecer seguridad o establecer la paz
al aceptar la propaganda de que los enfoques no violentos son inefectivos
al derrochar vastos recursos para sostener el poderío militar.

Apoyamos a quienes no tienen poder
a quienes están desplazados o devastados por guerras y conflictos
a quienes están marginalizados por sistemas que les oprimen
a quienes están excluidos tan sólo por ser quienes son.

Confrontamos la injusticia
procurando entender cómo nuestras propias acciones provocan conflicto
examinando circunstancias a través del lente de las Escrituras
usando estrategias no violentas de acción directa.

Adoptamos una vida de pacificación, incluso a sabiendas de que
la pacificación requiere humildad de espíritu
la pacificación requiere sacrificar el privilegio y el poder
la pacificación requiere actos de gran valor, arriesgando el sufrimiento e incluso la muerte.

Nos comprometemos a dar un testimonio audaz a nuestra iglesia y al mundo
reflexionando, orando y actuando por la paz
honrando a quienes han dedicado sus vidas a la causa de la paz y la justicia
proclamando que somos – todos nosotros – criaturas amadas de Dios.

Porque pertenecemos a Dios
y damos nuestras vidas a la esperanza y las posibilidades de un mundo transformado.

Desarrollado por el Comité Nacional de la Asociación Presbiteriana por la Paz – Semana Santa 2015

Documento acompañante: ¡Lo que creemos! (What We Believe!)

%%%

¡Lo Que Creemos!


convertirán sus espadas en azadones,
...
ni se entrenarán más para hacer la guerra.
-- Miqueas 4:3

... quien esgrime la espada, muere por la espada.
-- Mateo 26:52

La Asociación Presbiteriana por la Paz se compromete nuevamente a oponerse a toda guerra. Afirmamos que el realismo de Jesús es más convincente que el llamado realismo que intenta justificar la guerra.

El constantemente creciente poder destructivo de la guerra amenaza con destruir la civilización y muchas formas de vida en la tierra. Evitar esa suerte y construir la paz requiere el repudio de la guerra. Requiere que dejemos de entrenarnos para la guerra—que dejemos de pensar de manera bélica. Por el contrario, requiere que aprendamos y practiquemos métodos no violentos para resistir la agresión y la injusticia. Estos requisitos fluyen de la vida no violenta de Jesucristo y de la afirmación escritural de que Dios es amor.

Condenamos la acción militar de cualquier parte de un conflicto, considerando que usualmente es contraproducente y siempre es contraria al evangelio cristiano. Hacemos un llamado a las iglesias y los expertos en ética a que rechacen la teoría de “la guerra justa”. Es una trampa que por demasiado tiempo ha enredado las conciencias de los cristianos. No importa que tan admirables sean sus principios, ninguna guerra real puede adherirse a ellos.

Creemos que Dios nos llama a adoptar una “opción preferencial” por los pobres y los indefensos. Vemos la no violencia no meramente como algo que tiene valor como un fin en sí mismo, sino también como una estrategia de acción directa contra la pobreza, el racismo, la degradación del medio ambiente y otras formas de “violencia estructural”.

Hacemos un llamado a todas las comunidades cristianas, en particular a nuestra propia Iglesia Presbiteriana (EUA), a adoptar la no violencia de los evangelios como la única postura que es coherente con el discipulado cristiano. Invitamos a todas las personas de buena voluntad, y especialmente a los seguidores y seguidoras de Jesús, a trabajar con nosotros en proyectos enfocados en la construcción de la paz. Construir la paz no requiere menos valor ni menos sacrificio que el hacer la guerra.

Jesús lloró por la ciudad de Jerusalén porque ésta no conocía “lo que [nos] puede traer paz” (Lucas 19:41-43). Nuestro llamado consiste en estudiar las cosas que sí conducen a la paz, ponerlas en acción y convocar a otras personas a hacer lo mismo.

Proclamamos este mensaje de esperanza por un mundo transformado.

Desarrollado por el Comité Nacional de la Asociación Presbiteriana por la Paz – Semana Santa 2015

Documento acompañante: El Credo de los Pacificadores (The Peacemaker's Creed)

Traducción de Magdalena I. García

%%%


[ii] El término inglés “peacemaker” puede traducirse como pacificadores, hacedores de paz o promotores de paz.

No comments:

Post a Comment