Saturday, January 16, 2021

“Follow me” / “Sígueme”

A litany based on John 1:43-51


Detail of a Japanese sword on display at the Lexus dealership in Highland Park. / Detalle de una espada japonesa expuesta en el concesionario Lexus de Highland Park.

by Magdalena I. García

When Jesus says, “Follow me”
he invites us to a life marked
not by fame, but by faithfulness;
not by pride, but by humility.

When Jesus says, “Follow me”
he calls us to a life marked
not by riches, but by generosity;
not by comfort, but by solidarity.

When Jesus says, “Follow me”
he leads us to a life marked
not by isolation, but by connection;
not by domination, but by cooperation.

When Jesus says, “Follow me”
he shows us a life marked
not by neglect, but by protection;
not by apathy, but by compassion.

When Jesus says, “Follow me”
he empowers us for a life marked
not by fear, but by courage;
not by hatred, but by love.

When Jesus says, “Follow me”
he demands of us a life marked
not by lies, but by truth;
not by distortions, but by integrity.

When Jesus says, “Follow me”
he sends us to a life marked
not by violence, but by reconciliation;
not by sword, but by peace.

%%%

“Sígueme”


Una letanía basada en
Juan 1:43-51

por Magdalena I. García

Cuando Jesús dice, “Sígueme”
nos invita a una vida marcada
no por la fama, sino por la fidelidad;
no por el orgullo, sino por la humildad.

Cuando Jesús dice, “Sígueme”
nos llama a una vida marcada
no por la riqueza, sino por la generosidad;
no por la comodidad, sino por la solidaridad.

Cuando Jesús dice, “Sígueme”
nos conduce a una vida marcada
no por el aislamiento, sino por la conexión;
no por el dominio, sino por la cooperación.

Cuando Jesús dice, “Sígueme”
nos muestra una vida marcada
no por la negligencia, sino por la protección;
no por la apatía, sino por la compasión.

Cuando Jesús dice, “Sígueme”
nos capacita para una vida marcada
no por la cobardía, sino por el valor;
no por el odio, sino por el amor.

Cuando Jesús dice, “Sígueme”
nos exige una vida marcada
no por la mentira, sino por la verdad;
no por la distorsión, sino por la integridad.

Cuando Jesús dice, “Sígueme”
nos envía a una vida marcada
no por la violencia, sino por la reconciliación;
no por la espada, sino por la pacificación.

© Magdalena I. García



Sunday, January 10, 2021

“Bautismo de arrepentimiento”

Una reflexión basada en Marcos 1:4-11


Vitral de la Iglesia Comunitaria Presbiteriana en Niles, Illinois.

por Magdalena I. García

Bautismo de arrepentimiento
urgentemente necesitamos
para deshacernos
de la fascinación con la verborrea;
para desprendernos
del coqueteo con la mentira;
para despojarnos
de la ceguera ante la distorsión.

Bautismo de arrepentimiento
urgentemente necesitamos
para desacostumbrarnos
|
de la retórica del odio;

para desligarnos

de la relación con la violencia;

para desabastecernos

del hambre de dominio.

Bautismo de arrepentimiento
urgentemente necesitamos
para desnudarnos
de la apariencia de bondad;
para despojarnos
de la indolencia ante la crueldad;
para despegarnos
de la complicidad con la maldad.

Bautismo de arrepentimiento
urgentemente necesitamos
para cambiar de piel y de rumbo
y colaborar con el Espíritu
de mansedumbre y caridad,
que desciende cual paloma apacible
y nos envía a derramar sobre el mundo
aguas de justicia, misericordia y paz.

© Magdalena I. García